"Cuando la España cristiana medieval atravesaba un periodo de oscurantismo en el que ni siquiera se planteaba ningún tipo de higiene y mucho menos personal, la Córdoba musulmana contaba con más de seiscientos baños árabes públicos, herederos de las termas romanas.
Lugar de descanso, de reunión social y política, en ciertas regiones el hammam constituye, especialmente para las mujeres,
una de sus distracciones favoritas y todo un ritual generador de belleza y sensualidad,
al tiempo lugar donde mejor se desvanece cualquier desigualdad de índole social."


12.8.07

Cumbre Internacional Feminista en Australia



"NECESITAMOS REUNIRNOS MÁS SEGUIDO"



(Rebelión) El feminismo es la más grande fuerza para la defensa de las mujeres en el presente siglo, marcado por la violencia, la militarización y la globalización, según se colige de los debates que protagonizaron más de 200 mujeres de 15 países reunidas en la Cumbre Internacional Feminista.
Esa cita, celebrada entre el 17 y el 20 de julio en la ciudad australiana de Townsville, tuvo como lema “Mujeres de ideas: pensamiento feminista para una nueva era”, esta última entendida en un doble sentido: “una época de deplorable escalamiento de la violencia y la guerra, y a la vez una nueva era de las feministas trabajando con creatividad”, al decir de la Coalición por una Agenda Feminista (Coalition for a Feminist Agenda), el colectivo que la convocó.
Más que una conferencia de mujeres, el encuentro se definió como una cumbre, pues constituyó una reunión para hablar, al más alto nivel, de temas de gran importancia, tales como militarismo y violencia; identidad y ciudadanía; explotación sexual; globalización; y activismo en el siglo XXI.
¿Es el feminismo una fuerza gastada o sigue siendo una fuerza para tener en cuenta?, se pregunta en su presentación la activista, investigadora y psicoterapeuta Betty McLellan, anfitriona de la reunión.
Según McLellan, pese a que en la presente época, marcada por los valores del neoliberalismo y del postmodernismo, se desestima el papel de este movimiento, “no hay mayor fuerza para la defensa de las mujeres que el feminismo”.
“Se necesita tiempo y energía para reinventar y recargar a la revolución feminista, de modo que el movimiento feminista sea de nuevo una fuerza con la que podamos contar en todo el planeta”, afirmó la autora del libro traducido a 12 idiomas Auxilio, me casé con un (hombre) niño.
“Las feministas hemos logrado grandes avances en todo el mundo. Ahora, debemos insistir en que los gobiernos tomen seriamente la violencia contra las mujeres, así como asumen la lucha contra el tabaco, por ejemplo. Es increíble que la sociedad siga ignorando que la pornografía es violenta contra las mujeres, que los hombres son violentos contra la mujeres”, dijo a SEMlac McLellan.
“Esta cumbre nos muestra que necesitamos reunirnos más seguido, pues eso nos ayuda a sentirnos más fuertes, y con un mundo con tantas ocupaciones, tendemos a estar un poco separadas”, agregó optimista.
“Hay futuro para el feminismo si hay movimiento feminista y no sólo feminismo como elaboración intelectual”, agregó para SEMlac Farida Akhter, directora de una casa editorial feminista de Bangladesh, autora de varios libros sobre el control natal y activista de la Red Internacional Feminista de Resistencia contra las tecnologías reproductivas y la ingeniería genética (Feminist International Network for Resístance Against Reproductive Technologies and Genetic Engineering).
En el mismo sentido se pronunció la delegada de la Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán (Revolutionary Association of Women from Afghanistan), cuyo nombre se omitió por motivos de seguridad, quien dijo a SEMlac que “es importante encontrarnos en cumbres como ésta, para conocer qué pasa en otros países y darnos apoyo mutuo; por eso es fundamental que no se quede en papeles y discursos, sino que se traduzca en acciones”.
Otro tema que ocupó varias presentaciones, debido a su carácter mundial y en expansión, fue el del tráfico de mujeres, la prostitución y la pornografía. De acuerdo con Sheila Jefreys, activista y profesora universitaria de políticas sexuales, la industria del sexo, que representa hasta el cuatro por ciento del PIB en algunos países, tiene a las mujeres como materia prima y como trabajadoras al mismo tiempo.
Jefreys criticó el apoyo para la “normalización” (legalización) de la prostitución, los espectáculos de desnudos y la pornografía, pues dijo que la industria internacional del sexo es rentable principalmente para el crimen organizado y para los propietarios de la industria del sexo, no para las mujeres, quienes sufren violencia, como lo argumentó con varios testimonios.
“Los perjuicios sociales que produce la prostitución, la violencia que mujeres y niños sufren como parte del negocio, el tráfico de mujeres, el crimen organizado, la corrupción de la policía y de los políticos, el lavado de dinero, las relaciones de parejas estropeadas, las comunidades afectadas, todo esto crece proporcionalmente al crecimiento de la industria del sexo”, agregó la fundadora de la Coalición Contra el Tráfico de Mujeres en Australia (Coalition Against Traffiking with Women in Australia).
La cumbre también contó con la participación de grandes figuras del feminismo mundial, como la poeta, editora e investigadora australiana Susan Hawthorne; la estadounidense Catharine MacKinnon, jurista experta en abusos sexuales; y la directora de la oficina de Asia y el Pacífico de Amnistía Internacional, Purna Sen.
Además, intervinieron activistas, aborígenes, dibujantes y periodistas, la mayoría de la región de Asia y el Pacífico, pero también de América Latina.
La cumbre en plenaria aprobó una petición al gobierno colombiano para que tome todas las medidas necesarias para asegurar que los abusos sexuales no queden en la impunidad, se proteja la vida de las mujeres defensoras de los derechos humanos, y se implemente la Resolución 1325 del Consejo de Naciones Unidas sobre Mujer, Paz y Seguridad.
La cumbre es el tercer evento internacional impulsado por la Coalición por una Agenda Feminista después de la Conferencia Internacional de Mujeres (2002) y el Instituto de Invierno para Mujeres (2004).
Ángela Castellanos*

*
Corresponsal de SEMlac en Bogotá y consultora en comunicaciones de Colombia, fue invitada a la Cumbre Internacional Feminista, donde presentó una disertación sobre la situación de las mujeres en medio del conflicto armado que vive ese país.


"La cultura es mucho más rica cuando más mezclada está; los países mestizos tienen ventajas sobre los más homogéneos porque es la diversidad la que nos enriquece. La cultura no puede ser única ni cerrada, pues hay una polinización que ha venido del lejano Oriente, al Oriente próximo, y de ahí a Occidente. La literatura, por ejemplo, se mueve por las autopistas del viento."
(Juan Goytisolo, Barcelona)