"Cuando la España cristiana medieval atravesaba un periodo de oscurantismo en el que ni siquiera se planteaba ningún tipo de higiene y mucho menos personal, la Córdoba musulmana contaba con más de seiscientos baños árabes públicos, herederos de las termas romanas.
Lugar de descanso, de reunión social y política, en ciertas regiones el hammam constituye, especialmente para las mujeres,
una de sus distracciones favoritas y todo un ritual generador de belleza y sensualidad,
al tiempo lugar donde mejor se desvanece cualquier desigualdad de índole social."


17.10.07

Elecciones en la Argentina






CANDIDATOS Y DERECHOS HUMANOS DE PERSONAS LGBT


(FEDERACIÓN LGTB) La Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans convoca a los candidatos y las candidatas a la presidencia de la Nación a hacer pública su posición con relación al matrimonio entre personas del mismo sexo y la ley de identidad de género. Para ello, todos/as los/as candidatos/as han recibido un cuestionario con preguntas claras y concretas.

Ante las próximas elecciones del 28 de octubre, en las que los argentinos y las argentinas deberemos decidir quién gobernará nuestro país en los próximos cuatro años, las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans tenemos derecho a saber qué candidatos/as están dispuestos/as a terminar con la violación de nuestros derechos humanos y la discriminación legal de la que somos objeto.

Las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans, pese a que nuestra Constitución Nacional garantiza el principio de igualdad ante la ley y la no discriminación, tenemos negado el derecho al matrimonio, lo cual implica no sólo la violación de una serie de derechos patrimoniales, sociales, sanitarios, migratorios, provisionales, etc., sino y por sobre todas las cosas una escandalosa desigualdad jurídica y una perversa discriminación legalizada.

Somos, para la ley argentina, ciudadanos y ciudadanas de segunda, cuyas familias no gozan de la protección y el reconocimiento público al que sí pueden acceder las familias formadas por parejas heterosexuales. Por eso, cuando decimos que queremos los mismos derechos con los mismos nombres, estamos diciendo que, además de luchar por nuestros derechos, luchamos por la igualdad y por nuestra dignidad. Exigimos igualdad jurídica.

Las personas trans sufrimos una discriminación aún peor, ya que se violan nuestros derechos humanos más elementales: el derecho a la identidad, el derecho a la educación, el derecho a la salud y el derecho al trabajo, entre otros. No tenemos ni siquiera un documento que diga nuestro nombre y, en varias provincias, sufrimos la persecución de la policía, abusos, detenciones y crímenes de odio.

La denegación del derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo y del derecho a la identidad y a la libertad de las personas trans constituye una grave violación a los derechos humanos, ante la cual los/as candidatos/as presidenciales deben pronunciarse.

Actualmente, existe en la Cámara de Diputados de la Nación un proyecto de ley (1907-D-2007) para reconocer el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo firmado por 24 diputados y diputadas de casi todos los bloques políticos, pero aún no ha existido voluntad política de comenzar su tratamiento. Por otra parte, en las próximas semanas ingresará a la Cámara de Diputados un proyecto de ley de identidad de género que propondrá que las personas trans puedan acceder al cambio de sus datos registrales, garantizándose así su derecho a la identidad, y creará un programa de inclusión social tendiente a reparar los daños que años y años de discriminación transfóbica han ocasionado a tantas personas.

Quienes quieran gobernar la Argentina no pueden hacerse los/s distraídos/as frente a estos temas. Por eso, la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans les reclama definiciones políticas claras: ¿Están a favor de nuestros derechos humanos o están en contra? ¿Están dispuestos/as a tomar las decisiones que hacen falta para terminar con la discriminación por orientación sexual y/o identidad de género en la Argentina?




"La cultura es mucho más rica cuando más mezclada está; los países mestizos tienen ventajas sobre los más homogéneos porque es la diversidad la que nos enriquece. La cultura no puede ser única ni cerrada, pues hay una polinización que ha venido del lejano Oriente, al Oriente próximo, y de ahí a Occidente. La literatura, por ejemplo, se mueve por las autopistas del viento."
(Juan Goytisolo, Barcelona)