"Cuando la España cristiana medieval atravesaba un periodo de oscurantismo en el que ni siquiera se planteaba ningún tipo de higiene y mucho menos personal, la Córdoba musulmana contaba con más de seiscientos baños árabes públicos, herederos de las termas romanas.
Lugar de descanso, de reunión social y política, en ciertas regiones el hammam constituye, especialmente para las mujeres,
una de sus distracciones favoritas y todo un ritual generador de belleza y sensualidad,
al tiempo lugar donde mejor se desvanece cualquier desigualdad de índole social."


10.11.07

República Dominicana


FESTIVAL CULTURAL HERMANAS MIRABAL

20 al 25 de noviembre




El Día Internacional "No más violencia contra las Mujeres"
fue impuesto en memoria de aquel 25 de noviembre
en que estas hermanas dominicanas
murieron por su lucha contra la dictadura.



(Hoy digital, Liliana Cepeda, Santo Domingo, 10 de noviembre) Indudablemente, para que el desarrollo de las ciudades sea constante y productivo es necesario que varias fuerzas se unan.

Entre de los factores que intervienen en este proceso se encuentran la diversidad cultural que posea cada uno de los pueblos, las representaciones artísticas, la capacidad y además el deseo o interés que tenga la gente de adquirir conocimientos en las diferentes áreas del saber.

Es por tal motivo que, con el propósito de resaltar los valores culturales de la provincia Salcedo, a partir del próximo 20 y hasta el 25 de noviembre, se realizará el Festival Cultural Hermanas Mirabal.

Manuel Germán, quien forma parte del Comité Organizador de la actividad, expresa que ésta es una propuesta presentada por un grupo de salcedenses ausentes cuyo objetivo es rescatar los valores culturales de la provincia.

Germán manifiesta que la iniciativa surge a raíz de un evento que se celebraba anualmente en Salcedo: la Muestra de la Cultura Campesina, y que actualmente el comité encargado de hacerlo realidad está integrado, entre otros, por Bautista Rojas, Yineida Fernández, Xiomara Gómez, Yasmine Cruz.

Este grupo “se hizo el planteamiento de rescatar los valores de Salcedo”, dice.

El Festival Cultural Hermanas Mirabal, que se llevará a cabo cada dos años, es rotativo entre los municipios de la provincia Salcedo.

Este año se va a realizar en Salcedo, luego en Tenares, después en el de Villa Tapia y finalmente regresa a Salcedo, y en cada uno de ellos se realizarán distintas actividades. Se han establecido cuatro escenarios temáticos que marcan una ruta.

Éstos incluyen murales y exposiciones artesanales, pues se trata de implementar un recorrido cultural que empezará en la Casa de la Juventud, seleccionado como primer escenario; seguirá en el escenario Principal, luego con el escenario Folklórico y finalmente, el escenario Cultura y Cultura de Mujer.

Ya se cuenta con 200 murales pintados por distintos artistas, dentro de los que se encuentran Cándido Bidó, Elsa Núñez, Héctor Blanco y Pedro Beras.

También se realizarán distintas presentaciones artísticas de música popular, urbana y contemporánea.

En definitiva, se trata de una propuesta de la provincia Salcedo con miras a que se internacionalice, y además se busca motivar a otras provincias a trabajar para dar a conocer sus valores.

El Festival tendrá un país y una provincia invitados todos los años, y en esta oportunidad el país invitado es Japón y la provincia, Espaillat.


Actividades previas

Como el primer paso para este festival, se organizó un programa de actividades preliminares, como La Ruta de los Murales, que inicia en Villa Tapia, y ha sido una actividad muy significativa en Salcedo.

Con esta iniciativa, se trata de establecer un turismo artístico y cultural, debido a que ya se tiene un turismo histórico con el Museo de las Hermanas Mirabal.

También se presentó la exposición “El Artístico en tierra de Mariposas” del escultor José Ignacio Morales (conocido como El Artístico), con el propósito de contribuir al objetivo del festival, que es promover una cultura de paz y de desarrollo.


Las Mariposas

Patria, Minerva y María Teresa Mirabal Reyes, conocidas como las hermanas Mirabal, nacen en Ojo de Agua, Salcedo. La historia contemporánea del país destaca la vida de estas tres mujeres que a mediados del siglo XX, unidas por un mismo ideal, representan como figuras emblemáticas la más hermosa propuesta de libertad. Ellas enfrentaron la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo y perecieron por su causa.

El 25 de noviembre de 1960 Minerva y María Teresa fueron a visitar a sus esposos a la cárcel, en compañía de su hermana Patria. Fueron interceptadas en un lugar solitario del camino por agentes del Servicio Militar de Inteligencia y conducidas a un cañaveral.

Luego fueron objeto de las más crueles torturas, antes de ser víctimas de lo que se ha considerado el crimen más horripilante de la historia dominicana. Cubiertas de sangre, destrozadas a golpes, estranguladas, fueron puestas nuevamente en el vehículo en el que viajaban y arrojadas a un precipicio, con la finalidad de simular un accidente.

Están enterradas en Ojo de Agua, lugar que se ha convertido en un museo en su honor, abierto al público. También hay allí una biblioteca, librería y una tienda de souvenirs. Enterrados en el mismo lugar también están los restos de Manolo Tavares Justo, quien fuera esposo de Minerva.

La elección del 25 de noviembre como fecha internacional de la lucha contra la violencia a la mujer fue un acuerdo tomado por las participantes en el Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, que se llevó a cabo en Bogotá en 1981, donde aceptaron la solicitud de la delegación de República Dominicana que proponía, de esta forma, rendir homenaje a estas tres mujeres.




LA MARIPOSA QUE ABOFETEÓ A TRUJILLO

(Mujeres Hoy, Ana María Portugal, 25 de noviembre de 2003) Los nombres de tres mujeres dominicanas, conocidas como las hermanas Mirabal, son desde 1981 el símbolo del Día Internacional “No Más Violencia Contra las Mujeres”. María Teresa, Minerva y Patria Mirabal fueron asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por orden de la dictadura trujillista. He aquí un recuento de su larga lucha contra una de las dictaduras más sanguinarias del continente.

Cuarenta y tres años después, la presencia de estas valientes mujeres que desafiaron a una de las más sanguinarias dictaduras de nuestro continente se renueva en la obstinada memoria colectiva, más allá de las fronteras dominicanas. Monumentos, un museo, una película, varios libros y cientos de páginas escritas dan fe de esta persistencia.

Patria Mercedes (1924), María Argentina Minerva (1926) y Antonia María Teresa Mirabal (1935) nacieron en un lugar llamado Ojo de Agua, pequeña localidad de Salcedo. Su padre, Enrique Mirabal, era comerciante y hacendado. Su madre, Mercedes Reyes Camilo, ama de casa.

Al terminar sus estudios primarios, Patria y Minerva y otra hermana suya, Adela, fueron enviadas a estudiar al colegio Inmaculada Concepción, en la provincia de La Vega. De las cuatro hermanas, Minerva fue la que destacó por su gran inteligencia y personalidad. Algunos biógrafos no pueden dejar de destacar que “la belleza de Minerva fue legendaria”.


Un inicio trágico


En su novela, En el tiempo de las mariposas, la escritora dominicana Julia Alvarez narra cómo el dictador Rafael Leonidas Trujillo, al conocer en una fiesta a Minerva Mirabal, quedó impresionado y decide conquistarla. Asediada por el dictador en varias oportunidades, Minerva abofetea a Trujillo en una fiesta, por propasarse en sus atenciones. “Hemos oído historias de jóvenes drogadas, luego violadas por el Jefe”, dice.

La cadena de desaires de la familia Mirabal con el régimen alcanza su clímax cuando el padre y sus hijas deciden retirarse de una fiesta, desatando la cólera del dictador por considerarlo “una grave ofensa”. A Trujillo no le bastaron las disculpas de Enrique Mirabal, quien, a instancias de sus amigos, se vio obligado a enviarle un telegrama con sus excusas.

Pocos días después, Mirabal fue detenido y llevado a una prisión, y posteriormente lo seguirá su hija Minerva, acusada de complotar contra el régimen. Un riguroso espionaje en torno a la familia Mirabal llevó a la conclusión que la joven tenía estrechas relaciones con miembros del Partido Socialista Popular.

Varias semanas duró la prisión de padre e hija. Finalmente, el cerco se estrechó para Enrique Mirabal, quien murió en diciembre de 1953, luego de haber sido sometido a torturas y humillaciones durante su permanencia en varias prisiones.


Mariposas en acción

La fuerza de los acontecimientos y el paulatino convencimiento, de parte de Minerva, de luchar para derrocar a Trujillo, consiguieron una transformación en su vida y, por ende, en la de sus hermanas, Patria y María Teresa. Aunque biógrafas y biógrafos coinciden en destacar que, de las tres, Minerva se puso a la delantera.

Con el nombre de “Mariposa”, Minerva entró de lleno al trabajo clandestino. Leandro Guzmán, esposo de María Teresa, recuerda hoy que Minerva no sólo se enfrentó a Trujillo, sino que llevó a la práctica su oposición como principal gestora del Movimiento de Resistencia Interna, creado a pocos días del triunfo de Fidel Castro en Cuba.

La primera asamblea de constitución del nuevo movimiento se realizó el 10 de enero de 1960, en la Hacienda de Conrado Bogaert. En honor al sacrificio del grupo de rebeldes que formó parte de una expedición armada procedente de Cuba y fue aplastada por la dictadura, el grupo decidió denominarse Movimiento Clandestino 14 de junio.

En esa asamblea clandestina, sólo estuvieron presentes dos mujeres: Minerva Mirabal y Dulce María Tejada Gómez. Y aunque Minerva es señalada como la iniciadora de ese movimiento, fue su marido, Manolo Tavares y su cuñado Leandro Guzmán, quienes formaron parte de la directiva. Días después, una delación llevó a los servicios secretos del régimen informes sobre el grupo y los nombres de sus integrantes. Inmediatamente fueron encarcelados Manolo Tavares, Leandro Guzmán, luego Minerva y más tarde su hermana María Teresa, entre otros.


Presencias nocturnas

Con los días, nuevas detenciones alarmaron a un sector de la clase alta dominicana. Los padres de la mayoría de los y las jóvenes encarcelados tenían vínculos muy estrechos con Trujillo. Esta situación fue el caldo de cultivo que aceleró la caída del régimen. La intervención de la Iglesia Católica a través de una carta pastoral condenando estos hechos, también fue determinante.

Meses más tarde, el régimen desencadenó una de las etapas más represivas que llegó a extremos de locura, como la orden de asesinar a Rómulo Betancourt, presidente de Venezuela. En ese momento, el destino de las hermanas Mirabal quedó sellado. En alguna ocasión, Trujillo declararía que sus dos grandes problemas eran la Iglesia y las hermanas Mirabal.

Cuando Patria, Minerva y María Teresa regresaban luego de visitar a sus maridos encarcelados, fueron objeto de una emboscada por los esbirros del régimen. El hecho fue presentado como un “accidente”. Se supo más tarde que fueron muertas a garrotazos, y que luego sus cuerpos fueron colocados en el vehículo en que viajaban y precipitado al abismo.

“Por lo general, de noche, las oigo cuando me voy quedando dormida. A veces estoy en el borde mismo de la inconsciencia, esperando, como si su llegada fuera la señal para poder dormirme. El crujido de los pisos de madera, el rumor del viento en el jazmín, la profunda fragancia de la tierra, el canto de un gallo insomne. Sus suaves pasos de espíritu, tan indefinidos que podría confundirlos con mi propia respiración”.

Adela, Dedé Mirabal, es la única sobreviviente de las hermanas Mirabal. Julia Alvarez la escogió como testiga privilegiada para conocer de cerca las pequeñas historias cotidianas de sus hermanas. Julia escribió En el tiempo de las mariposas en inglés, su segunda lengua desde los 10 años, cuando su familia, huyendo de la dictadura de Trujillo, partió al exilio estadounidense. Para Julia, Dedé ha vivido y vive para preservar el legado de sus hermanas.


Salma Hayek y otras


Si la novela de Julia Alvarez, publicada en 1994, fue un éxito de ventas y de crítica, tanto en los Estados Unidos como en Argentina, México y República Dominicana, la versión para el cine de esta novela, producida por la actriz Salma Hayek y dirigida por el español Mariano Barroso, a pedido del canal Showtime, contribuyó a acrecentar la recuperación de la vida y epopeya de las Mirabal, iniciada a partir del libro.

En el tiempo de las mariposas, inauguró en 2002, la tercera edición del Festival Internacional de Cine de Santo Domingo, con la asistencia del Presidente Hipólito Mejía y la mayoría del elenco, donde figuran, Lumi Cavazos, Mia Maestro, Edward James y Marc Anthony, entre otros.

En esa oportunidad, Salma Hayek y Mia Maestro visitaron el Museo Hermanas Mirabal y admiraron el Obelisco de la Avenida George Washington. Mandado a construir por Rafael Leonidas Trujillo en 1935, para exaltar aún más su megalomanía, hoy exhibe las enormes siluetas de Patria, Minerva y María Teresa, concebidas por la artista plástica Elsa Núñez en 1997 y posteriormente renovadas por otra artista, Amaya Salazar.

Como dijo Patricia Solano, editora de la revista Quehaceres, “las mariposas se instalaron desde entonces y para siempre en el viejo obelisco, iluminando desde sus alturas la faz de las cinco veces centenaria ciudad de Santo Domingo”. (Fuente: Centro de Documentación e Información de Isis Internacional.)


PARA SEGUIR LEYENDO:

"Si me matan, yo sacaré mis brazos de la tumba y seré más fuerte" (Minerva Mirabal)

La Ruta de los Murales Artísticos

Importancia de Salcedo como destino turístico - cultural

Movimiento clandestino 14 de junio






"La cultura es mucho más rica cuando más mezclada está; los países mestizos tienen ventajas sobre los más homogéneos porque es la diversidad la que nos enriquece. La cultura no puede ser única ni cerrada, pues hay una polinización que ha venido del lejano Oriente, al Oriente próximo, y de ahí a Occidente. La literatura, por ejemplo, se mueve por las autopistas del viento."
(Juan Goytisolo, Barcelona)